Todos somos gamers (gracias al Coronavirus)

Esta semana, dos expertos recomiendan qué hacer con la consola nueva que le compraste a tus hijes, toman posiciones en la PC Master Race, y recomiendan sus juegos ideales para disfrutar en el encierro

Hace un par de semanas las cifras de GfK eran claras: el salto de ventas de los videojuegos en Chile fue exponencial. De un día para otro, las unidades de Nintendo Switch, PlayStation y Xbox One del retail se transformaron en artículos de primera necesidad para muchos padres, que se vieron forzados a decretar navidad en cuarentena y llevaron por primera vez una consola a su hogar.

Súmate al grupo de Telegram de Futuros

Un dato no menor para una industria que mueve USD$200 millones por año en Chile, y que en 2019 esperaba un crecimiento de 17%. Sin embargo, según Newzoo, Latinoamérica sólo mueve un 4% del mercado mundial, pero tiene una tasa de crecimiento/año del 11%, muy similar a la de Norteamérica y Europa.

La tecnología y los videojuegos pasaron de ser temas asociados a castigos y restricciones a un elemento clave de acompañamiento para amortiguar la ansiedad y tiempos muertos de los niños, quienes cambiaron obligatoriamente la sala de clases por la casa hasta nuevo aviso. Por eso, esta semana hablé con Rocío Mieres, socióloga de la Universidad Central y docente de la carrera de diseño y desarrollo de videojuegos de la Universidad SEK; y con Tomás Mosqueira, periodista especializado en videojuegos y cofundador de la agencia de esports For The Win.

La conversación fue editada y condensada para hacerla más clara.

Dónde partir

futuros: Hay padres que pasaron a cederles (aún más) a sus hijes sus smartphones para ser usados como consolas, y otros que compraron (obligados) una consola para que se queden “tranquilos” durante la cuarentena. ¿Cómo los invitarías a disfrutar los videojuegos?

Rocío Mieres: Hablando de videojuegos y sobre su sano consumo, y aprovechar que el comprar una consola para la casa abre un espacio para jugar en conjunto; eso transforma una actividad de ocio en una de unión entre padres e hijes, de cercanía dentro de lo lúdico, un poco fuera de la jerarquía tradicional de la familia. Por ejemplo, una partida de Mario Party con la familia y amigos, a les más chicos de la casa puede parecerles más tentadora que sentarse frente a un juego de mesa físico, a pesar que ambos compartan la misma lógica.

Además, es una oportunidad para observar, supervisar y proponer límites sobre el contenido que se consume en pantallas; y con más fuerza, dada la pandemia, de generar nuevos lazos e involucrarse en los gustos y vida de los menores de una forma más natural y permeable. Claro está, siempre y cuando no se caiga en en los extremos entre ser padres helicóptero y los que nunca están.

Tomás Mosqueira: Es una oportunidad para dejar de jugar Candy Crush y sus derivados. Las estadísticas de App Annie muestran que los juegos más descargados del primer trimestre de 2020 son los juegos de inteligencia Brain Out, Woodturning y Hunter Assassin; ahora, si quieren pasar un buen rato con amigos, una alternativa es experimentar los juegos de mesa desde su teléfono celular, computador o incluso navegador web, como ocurre con la versión online de Catán (que aguanta hasta cuatro personas en línea). No por nada el CEO de Netflix dijo el año pasado que Fortnite es una amenaza más grande para ellos que HBO.

futuros: Hay gamers de smartphone que nunca se han aventurado en las plataformas tradicionales. ¿Qué plataforma recomendarías probar si alguien quisiera jugar más allá del teléfono?

RM: Por temas de familiarización con los comandos y tipos de juego, yo me quedaría en las plataformas móviles. Ahora, si realmente buscan aventurarse, el siguiente paso son los juegos de PC: la versatilidad de los juegos es mayor que en otras plataformas, y no es necesario gastar en un equipo especializado para hacerlo, mientras uno no se tiente con títulos que necesitan más recursos. Para mi, un computador cumple — igual que un celular o una tablet - un rol multifuncional: productividad, entretención y ocio en tiempos muertos.

TM: Seguir en dispositivos móviles sería la mejor alternativa. El acceso a esta tecnología, independiente de la gama, es prácticamente universal; además, hay miles de títulos disponibles para descargar gratis o comprar, y para todos los gustos: pueden ser casuales, que te demandan no más de 15 minutos de tiempo diarios, o más demandantes, con roles e historias mucho más profundas. 

¿PC o consola?

futuros: Rocío puso sobre la mesa la eterna discusión sobre plataformas de videojuegos… Consolas versus PCs. ¿Cuál es su visión al respecto?

TM: Como dijo Rocío, el PC predomina en ventas por el simple hecho de que te sirve para más de una función; una consola solo está orientada a jugar, a pesar de los periféricos que puedas conectarle, o que puedas usar YouTube, Spotify o Netflix en ellas. Estamos a meses de conocer la nueva generación de Xbox y PlayStation, y aunque falta mucha información por conocer sobre lo que viene, van a ser similares a un computador de gama alta con gráficos en resolución 4K por defecto y escalables hasta 8K.

RM: Hay diferentes aristas en esta discusión que tienen que ver con uso,  funcionalidad y (a veces) un poco de status. Personalmente, creo que un gamer se define más por su amor a los videojuegos que por la plataforma que usa, por lo tanto la veo casi como una pelea amistosa de memes que algunos se toman demasiado en serio (¡glorioso PC Master Race, jaja!).

Son los cambios económicos y el avance de la digitalización los que han permitido un mayor acceso a los artículos tecnológicos, y ahí gana el acceso a un computador; en general, comprar un PC suele ser una decisión de compra más simple, sin el nivel de convencimiento que requiere justificar el gasto en una PlayStation o Xbox. Además, a la hora de elegir una consola, no hay que desmerecer cuántas personas y quienes en la casa la usarán: ¿solo adultos, solo niños, o una mezcla? ¿Todos tienen más o menos los mismos gustos? Esas son preguntas que no pueden dejar de tomarse en cuenta.

Un juego para…

Finalmente, como yo no cacho tanto, le pedí a nuestros expertos que me acompañaran con recomendaciones para chicos y bueno, para gente de la edad de une. Estas son las de Rocío; las de Tomás quedarán pendientes para el grupo de Telegram de futuros.

Una última cosa

Esta semana se lanzó el iPhone SE y me imagino que deben estar pensando que es un iPhone 8 con mejor procesador y cámara, yera. Voy a ir un poco más allá: el iPhone SE 2020 es el mejor smartphone del mercado por donde se lo mire, y para prácticamente cualquier persona. Punto.

iPhone SE 2020

El procesador del nuevo modelo es solo superado por el Snapdragon 865, que llegará a algunos equipos que tocarán el mercado local; el corazón del iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max, modelos que se lanzaron hace 7 meses y cuestan prácticamente el doble que el modelo 2020 del SE, ahora también está en el equipo que llegará a Chile desde — asumo - CLP$400 mil (USD$470). Al final del día, la experiencia que tenemos a diario es la que cuenta; ahí, la comunión entre sistema operativo y procesador es todo, sin importar si es para ver una notificación o al sacar una foto en modo retrato.

Cuando Tim Cook presente en dos años más iOS 17, el iPhone SE lo va a recibir desde el día uno. Por eso hace sentido la movida de Google de tomar el camino de Apple y avanzar en desarrollar sus propios procesadores para la línea Pixel y Chromebook; ese camino no es siempre miel sobre hojuelas, o pregúntenle a Samsung.

De no ser por la inexistencia del hardware de Google (¡hola Pixel 4a!) en el mercado chileno, un iPhone con un tamaño que pasó a ser estándar, 64GB de almacenamiento, el procesador del último modelo y la cámara 2018 por menos de CLP$500 mil pone en aprietos el reinado de Motorola, Huawei y Samsung en esa banda de precio, y también a quienes compraron un iPhone 6S, 7 y 8 durante la primera mitad de 2020 (lo siento).

Habiendo usado todos los modelos lanzados desde el 3GS, y ahora con el 11 Pro Max en la mano, obviamente no lo cambiaría de una por el nuevo SE; pero al ver cuánto le pago a mi telco mensualmente por tenerlo (sin contar el costo del seguro por daños y robo, una especie de AppleCare+ sin Apple, y que se paga aparte) es inevitable pensar que en un mundo con mascarillas en la cara, TouchID es más amable; una cámara en vez de tres parece más que suficiente, y en una economía compleja, tener un smartphone que te acompañe de acá al 2025 no debería costarte demasiado.

Hasta la próxima y nos vemos en Telegram,
ji